Diversidad sexual y libertad en armonía

Da click sobre la imagen para ver la publicación en formato PDF

Número 7, año X, julio 2012

En reiteradas ocasiones la especialista en temas LGBTTTI, Geraldina González de la Vega, ha referido que ser gay es bueno. Con esto, no se afirma que hay estilos de vida moralmente superiores, sino que, a contracorriente de la opinión mayoritaria, la diversidad sexual no representa un peligro para la sociedad. Ser gay es bueno si consideramos como positiva la libertad que, en un sistema democrático, nos permite realizar elecciones sexuales y afectivas de manera autónoma y decidir sobre las formas de expresar la identidad de género.

Los ensayos que se muestran en el presente número son críticos respecto de las conquistas obtenidas en la materia y nos colocan en la posición de debatir una realidad todavía adversa para la diversidad sexual; pero también indican rutas viables de acción para que, en el futuro próximo, nadie sea asesinado, sufra acoso escolar o tenga que resignarse a opciones laborales y educativas pobres en vista de su orientación sexual e identidad de género. Y sí, habría que decirlo: ser gay es bueno porque simplemente no podría no serlo, porque la discriminación es nociva en cualquiera de sus manifestaciones y cada vida que se empobrece o pierde a causa de la homofobia cuestiona la vigencia del Estado de derecho.

 Regresar Ir a la página de inicio 
BCMath lib not installed. RSA encryption unavailable